borde superior

Biblioteca Pública Municipal

Libro Clubes de Lectura / Guía de Lectura




LA SEÑORA DALLOWAY

La señora Dalloway

"La señora Dalloway"


Virginia Wolf

Virginia Wolf

FRAGMENTO DE LA SEÑORA DALLOWAY

«No había que traer hijos a un mundo como aquél. No había que perpetuar el sufrimiento, ni acrecentar el número de animales lujuriosos, carentes de emociones duraderas, que sólo se movían, que iban de aquí para allá, llevados por sus caprichos y sus vanidades.»

[...]

«A la hora del té Rezia le contó que la hija de la señora Filmer esperaba un bebé. ¡Y ella no quería hacerse vieja sin tener hijos! ¡Estaba muy sola, se sentía muy desgraciada! Lloró por primera vez desde su boda. Él la oyó sollozar a lo lejos; la oyó con mucha claridad y nitidez; era como un émbolo moviéndose rítmicamente. Pero no sintió nada.

Su mujer estaba llorando y él no sentía nada; tan sólo que cada vez que Rezia sollozaba de aquella manera honda, silenciosa y desesperada, él daba un paso más hacia el abismo.»


SINOPSIS

La señora Dalloway es la cuarta novela de Virginia Woolf, publicada el 14 de mayo de 1925.
Detalla un día en la vida de Clarissa Dalloway, en la Inglaterra posterior a la Primera Guerra Mundial.
Woolf se mueve hacia atrás y adelante en el tiempo, y dentro y fuera de la mente de varios personajes para construir una imagen completa, no sólo de la vida de Clarissa, sino de la estructura social del período de entreguerras.

La revista Time incluyó la novela en su lista de 100 mejores novelas en lengua inglesa entre 1923 y 2005.

En 1997 se estrenó una película sobre la novela, protagonizada por la actriz Vanessa Redgrave.


SOBRE LA AUTORA

Adeline Virginia Stephen, su verdadero nombre, nació en Londres el 25 de enero de 1882. Cuando Virginia tenía 13 años, su madre murió de forma repentina por fiebre reumática. Desde ese momento, aún adolescente, comenzó a sufrir estados anímicos depresivos que se convirtieron en crónicos y que con frecuencia le hacían cambiar de ánimo, lo que hoy está diagnosticado como trastorno bipolar de la personalidad. Sin remedio, su vida estuvo ya siempre marcada por ese vaivén emocional que influyó de manera decisiva en su obra y que la obligó a pasar algunas temporadas en lo que en aquellos años se conocía como casas de reposo.

A pesar de sus dudas sobre el matrimonio, en 1912 se casó con el economista e historiador Leonard Woolf, del que tomó su apellido.

Virginia Woolf está considerada como una de las escritoras más importantes del siglo XX. Su técnica narrativa del monólogo interior y su estilo poético destacan como las contribuciones más importantes a la novela moderna. La publicación de sus cartas, ensayos y diarios una vez fallecida, han significado un legado muy valioso tanto para los futuros escritores como para lectores que buscan obras que se salgan de lo convencional.


CALIFICACION

*
** 2
*** 4
**** 2
***** 2


COMENTARIOS

- “El tiempo, gran protagonista... Que solo unas horas de tiempo, (ya que el libro comienza por la mañana y termina por la noche en la fiesta) den para todo un libro es un gran mérito. Sueños, vivencias, recuerdos, todo muy bien entrelazado, por lo que no me ha supuesto ningún problema y he entendido muy bien el libro. Pero a mí no me gusta esos cambios continuos en el tiempo”.

- “Es un libro futurista con frases profundas. Trata muchos temas muy importantes como : homosexualidad, derecho al voto de la mujer, la mujer en la vida política, suicidio, amor, infelicidad y creo que se refleja la tormentosa vida de la escritora.

Es un libro difícil de leer, la historia que más me ha gustado es la de Séptimus y he descubierto a Virginia Wolf que no había leído nada de ella”.

- “Aunque entiendo que está bien escrito y es muy profundo, a mí me ha costado mucho leerlo (será por falta de concentración)”.

- “ Una novela de difícil lectura con personajes muy bien definidos y un planteamiento original, más aún teniendo en cuenta la época en que fue escrito.

Feminista y femenina, melancólica y a la vez una historia de amores y locuras. Me ha resultado una lectura triste, más aún conociendo el final”.


FRAGMENTOS DESTACADOS

- ... Aún así, el sol seguía calentando. Aún así, todo se supera. Aún así, la vida añade un día a otro...

- ...Qué pena que olvidé que podías morirte, que podía perderte. Si hubiera sido consciente, te habría querido no más, pero mejor. Te habría dicho muchas veces que te amaba, habría discutido menos por tonterías. Me habría reído más...

- ...Porque es una lástima muy grande no decir nunca lo que uno siente...

- ...A través del sufrimiento se alcanza el conocimiento...

- ...Elizabeth, se había vuelto muy seria, como un jacinto envuelto en una vaina verde brillante, con capullos apenas tintados, un jacinto al que no le ha dado el sol...



Volver

borde inferior